viernes, 31 de julio de 2009

Situación mediambental en San Cristóbal II


Como este tema, gracias a Dios, ha concitado la atención de alguna gente, voy a referir los últimos acontecimientos que en este respecto se han suscitado.

El viernes 24 de julio recibimos una llamada del Sr. Rhadamés García, supervisor general de la empresa propietaria de Productos del Trópico, la cual aludiré ya de manera directa. Resumiendo, nos expresó que su empresa está preocupada por la situación que se ha ido generando en torno las emisiones de la factoría, tanto a la atmósfera como en nuestro río. Confirmó que están conscientes del daño que causan las mismas y que están comprometidos a poner remedios. Nos invitó a una reunión en la fábrica, con el administrador, un ingeniero y él mismo. Acordamos que el martes 28, a las 4:00 p.m. estaríamos ahí, acompañado por el Sr. Villar, dirigente comunitario y un grupo mujeres y hombres del barrio Concentración, Madre Vieja norte, ubicado en las inmediaciones de la industria.

Fuimos recibidos muy amablemente por los ejecutivos de la empresa. Pasamos a la sala de reuniones donde todos pudimos expresarnos de manera abierta respecto a la situación que nos ocupa. De igual manera, tanto el Sr. García como el Sr. Varela, hicieron un recuento de lo que hasta entonces se había hecho para solucionar el problema, que obviamente no ha sido suficiente. Abordamos primero el problema del vertido de aguas de desecho sin tratar directamente al río Nigua ya que, por razones que se expondrán más adelante, es el foco de contaminación más grave.

En este sentido nos explicaron que han estado haciendo estudios y tomando muestras de las aguas de desecho, tanto antes de ser vertidas, como luego de integradas a la corriente fluvial, para desarrollar una solución. El resulado ha sido una propuesta de planta de tratamiento diseñada por una empresa especializada en estos asuntos. El ingeniero Disla, representante de dicha empresa, presentó los planos y un folleto con los detalles técnicos. Igualmente un cronograma que anticipa los períodos de tiempo requeridos para completar las diversas etapas de la obra.

La primera etapa, que es la de diseño y construcción de los equipos por una empresa en los Estados Unidos, toma alrededor de 3 meses. Luego vienen las obras civiles in situ. Con el cronograma a la vista, acordamos una reunión de seguimiento para el 3 de noviembre, a las 4:00 pm con el propósito de constatar los avances del proyecto. A partir de mañana dispondremos de una copia del folleto técnico, a la cual tendrá acceso todo el que le interese, al igual que el cronograma de construcción. Tanto los planos como el cronograma serán remitidos a la Secretaría de Medioambiente por la empresa.

Con respecto a las emisiones de la chimenea, nos explicaron que las mismas son el resultado de la combustión de jícara de coco, con la cual alimentan la caldera. Dicen que la alimentación de la misma es manual, por lo que hay ocasiones en que la sobrecargan (por ejemplo luego del receso para almorzar los obreros), lo cual ocasiona que se produzca una combustión incompleta, siendo ésta la razón por la cual el humo es negro y espeso en determinadas horas del día. Al ser una combustión de materia orgánica, no hay presentes químicos tóxicos, sin que esto quiera decir que no constituye un problema mediambiental. A pesar de que no se llegó a ningún acuerdo específico en este sentido, sí se comprometieron a considerar decantadores de hollín, alimentación mecánica de la caldera y elevar más la chimenea con el fin de mitigar los efectos. A esto hay que dar seguimiento en el futuro.

Éste es un asunto que atañe de manera directa a todos los habitantes de San Cristóbal, por lo que debemos hacerlo nuestro. No está resuelto todavía, pero parece que si todos participamos, tomamos y ayudamos a tomar consciencia, denunciamos, exigimos, podremos gradualmente ir buscando soluciones, forjar un futuro mejor para nuestro municipio. Si no ejercemos presión efectiva sobre las autoridades implicadas, nos vamos muriendo. En el tema específico del medioambiente, hemos visto cómo, lejos de pugnar por resolver el problema, nuestro ayuntamiento otorga autorizaciones que violan sus propias disposiciones y leyes que buscan proteger el mediambiente y la salud de la comunidad.

En lo adelante tendremos la oportunidad, Dios mediante, de seguir abordando este tópico. Es posible que analicemos, a partir de la manera en que hacen campaña, cuál es el nivel de consciencia, compromiso y respeto por la población de los candidatos aspirantes a cargos en las elecciones venideras.

Hasta pronto,

Luciano Frías.-

domingo, 26 de julio de 2009

RAFAEL COLON - Este es el cantante y compositor Dominicano Rafael Colon, tambien conocido como "La Espiga De Ebano" y "El Eterno

PORQUE HEMOS CAMBIADO*

Recuerdan a Jochy Hernández, 15 años después





Por OMAR FURMENT



Uno de los albumes popularizados por Jochy Hernández.
SAN CRISTOBAL.- EL mundo artístico y el pueblo de San Cristóbal, en específico recuerdan la ida a destiempo de unos de los ídolos mas carismáticos del merengue: Jochy Hernández.
Carlos José Hernández Díaz, su nombre de pila, murió en esta ciudad hace 15 años.La Figura, El Amiguito, eran los apodos utilizados por Jochy en sus momentos de gloria. Este jueves sus amigos y familiares le recordaron con diversos actos, entre ellos una misa en el templo Nuestra Señora de la Consolación así como una reunión familiar en casa de su madre, Mercedes Díaz viuda Hernández, ubicada en el sector Cerros de San Cristóbal, al norte de la ciudad en la que fueron interpretados los temas musicales que Jochy popularizó en la década de los 80 e inicios de los 90. Entre esos temas figuraron "Amor Sincero", "Es Mejor Decir Adiós", "Que Te Pasa", "Te Quiero Tanto Amor", "Donde Estás Vida Mía", "Lloras", "Amamos Tanto", "Por Qué Diablos Hemos Cambiado" y "Yo Me Río".En 1989 a Jochy le fue diagnosticado un cáncer cerebral y al cabo de cinco años, el 30 de abril de 1994, falleció.



tomado de elmomento.net

Situación Medioambiental en San Cristóbal








La preocupación por el entorno natural nunca será suficientemente resaltada. Es un tema de suma urgencia ya que afecta de manera directa a todos los seres vivos del planeta incluído, por supuesto, el ser humano. En la medida en que deforestemos, produzcamos basura no orgánica, contaminemos las corrientes y depósitos de agua, alteremos la atmósfera cargándola de gases de emisión y de ruidos estridentes y perturbadores, estamos reduciendo las posibilidades de supervivencia sobre la Tierra.
Entre las múltiples fuentes de contaminación que tenemos en San Cristóbal, hay una que resalta por manchar groseramente el paisaje de nuestro cielo y cargar (me vi tentado a omitir una “r”) nuestro río Nigua con aguas de desecho sin tratar. Me refiero a la empresa que se ubica a pocos metros del cauce fluvial y al norte de la autopista Sánchez, una vez uno cruza el puente desde el pueblo hacia Madre Vieja.
El problema que genera esta fábrica no es nuevo. Existen registros de iniciativas de la Secretaría de Medio Ambiente desde el año 2002 en las que se buscaba resolver el problema. Luego, en el 2007 hubo una especie de acuerdo para que instalaran filtros y equipos de tratamiento de agua con el fin de mitigar la gravedad del daño. Sin embargo, al día de hoy, aparte de lucrarse más sus dueños, no han hecho nada.
La Procuraduría Adjunta de Medio Ambiente, en vista de las varias denuncias que ha recibido por parte de ciudadanos afectados y conscientes, ha tomado acciones legales en contra de la empresa emisora de contaminación. Hace un par de días hubo una audiencia de instrucción en el Palacio de Justicia de S. C., en la cual se buscaba imponer medidas de coerción drásticas al administrador de la fábrica, de origen cubano, en representación de la empresa, por daños graves al medioambiente y al estado dominicano. La jueza actuante desestimó estas medidas, pero estableció que el Sr. Varela, como se llama el caballero, tiene que firmar cada mes un libro de registro en la procuraduría adjunta de M. A., entidad que inició los pasos para apelar la sentencia. Pero mientras tanto la fábrica sigue envenenando nuestro aire y nuestro río.
Por otro lado, existen organizaciones barriales del sector más afectado, Concentración, Madre Vieja Norte, por estar más expuestos a los contaminantes que dispersa la instalación, que están dando forma a una estrategia de lucha por su derecho a la salud. Los casos de afecciones crónicas de los pulmones, desórdenes de la piel, y procesos cancerígenos son comunes en la zona. Habría que establecer una vinculación mediante métodos científicos.
En ciertas horas de la mañana y al final de la tarde, se suele sentir en diversos lugares de San Cristóbal, un olor ocre y punzante, que asemeja al que despiden las gomas al ser quemadas. Si en ese momento uno tiene la oportunidad de mirar hacia el río, sobre las inmediaciones del puente de la Sánchez, verá una neblina de humo sucio. Es la que terminará enfermando a nuestros niños, limitando sus posibilidades de desarrollo; a nuestros padres, a nosotros mismos cuando nuestras defensas inmunológicas estén abajo, a toda nuestra comunidad. Cada día que esta empresa siga operando sin controlar sus emisiones, San Cristóbal se muere un chin.
No podemos permanecer indiferentes ante esta situación. La legislación que existe se muestra insuficiente. Nuestras autoridades municipales y provinciales parecen ignorar la situación. ¿Quién podrá defendernos? Nosotros mismos. Desde donde estemos debemos denunciar y sensibilizar, expresarnos a viva voz, movilizarnos, dar seguimiento a los procesos judiciales que se incoen. La razón, el derecho, el buen sentido de justicia están de nuestro lado. Si fallamos en hacer valer nuestros derechos, es como si no los tuviéramos, peor, como si renunciáramos a ellos.
Saludos para todos,
Luciano Frías.

martes, 14 de julio de 2009